ITINERARIO - Pato Ageitos

< Volver a pagina anterior>

QUE NO ES TARDE

Somos del sur
hechos a palo y candombe,
de algo que en rigor se opone
al afán de sonar bien.
Y aunque nos cuesta bate el parche su verdad,
que solo golpe a golpe se revelará.
Pese a los contratiempos
hay buena madera,
dar en la clave es el tema
y juntarnos mas y mas.

Somos del sur
dónde crecer cuesta tanto
porque amor y desencanto
vibran aún por igual.
Pero la cuerda no se corta y sigue allí
repiqueteando su esperanza de adoquín.
Hay ronda de cueros
afinando en la plaza,
la misma hoguera que abraza
nuestro sueño a de templar.

Que no es tarde
mientras se oigan los redobles
de la cuerda de tambores por las calles
contagiándonos su fuerza
con la mano siempre abierta a entregarse,
y su paso firme y justo,
que nos queda bien y mucho por hacer.


CONVIVENCIA

Pasa el tiempo y la casa sigue inmersa
en la doble voluntad de quien la habita,
porque bajo su techo se domestican
una mujer, un hombre y viceversa.

Rutina del enser que pronostica
un rezongo de cosas por hacerse,
él pinta los rincones del presente,
ella surce un futuro de camisas.

Costumbre de vivir acostumbrados
a compartir guijarros y diademas;
pensar de a dos no es dividir las cuentas
sino sumar lo ya multiplicado.

Intimidad de sábanas y mesas
tendidas al amor y a las comidas,
al punto que uno a otro se convidan
una porción de espíritu y materia.

Así como parte de repente
una palabra herida de sus bocas
vuelven del regaño y se perdonan
con aquel beso que hoy aun los enciende.


ADIVINA, ADIVINADOR

Adivina que tiende a escasear
y no ofendo ni temo al decirla,
que niños y locos a la par
nunca pueden evitar
y nos hará libres algún dia.

Adivina que te hará confiar
y ha de ser en sí de perogrullo,
que desvela al sabio por demás,
y los nadies han de reclamar
para hacer justicia por los suyos.

Adivina adivinador:
que ha de tener patas nada cortas
para dar alcance a ese bribón
que nos miente sin ningún pudor
y a nustra buena fe le juega en contra ?

Que ha de ser, adivina, que como la rosa espina
Y como gota de aceite sale a flote de repente
Amiga de todo buen amigo y de los duendes de un que otro vino.


MONI

Se muy bien por lo que has pasado,
yo también supe sin aprender
del amor contrariado.
Mi otra mujer,
mi siempre y tan amiga,
duele el revés
pero no hay mal de amor
que dure de por vida.

Sin pasión la vida se deshoja,
y en su honor te espinaste la piel
por alcanzar la rosa.
Uno a la vez
amor y desencanto,
no hay dos sin tres,
anímate a querer
has valer este ensayo.

Te ves mejor Moni
sin muecas del pasado
lo noto en el destello
de tus ojos claros;
te ves mejor, mucho mejor,
lo descubro en tu ánimo,
tu palabra serena
y el dominio de la escena
que representan tus manos.


UNA MUJER QUE RIE

Será porque es un juego su pasión
que ríe hasta ganarme el corazón,
o bien porque su leve comisura
me deja al descubierto ridícula postura;
tal vez será por fastidiarle la rutina
es que me ha propuesto reír desde el comienzo
y hacerlo diferente cada día.

Será por endulzar cada mañana
que me despierta con risa temprana,
o bien por ser su filosofía
reír aunque jamás la vida le sonría;
tal vez será porque reír tiene su arte
es que transgrede normas
y a las musas conforma
imaginando amor por todas partes.

Una mujer que ríe se hace necesario
para llenar de gozo el calendario.
Será por todo eso que de pronto me alegra

parecerme de algún modo a ella.


AL BORDE DEL OLVIDO

Sentados casi al borde del olvido,
en la plaza de siempre tres ancianos
se encuentran para compartir un rato,
las cosas en común de cada quién.
Por eso es que repiten el cobijo
de aquel árbol que los tres han elegido,
que proclaman al sol “ su gran benefactor “
y tienen como amigas las palomas vecinas.

Comentan, ya con lujo de detalles,
el fútbol y las noticias del día,
un sueño de muchachos, algún que otro amorío,
sobre aquel barrio que les vio nacer.
Así se va otra tarde como tantas,
y una palmada al hombro los despide,
para seguir mañana en ese mismo sitio
cumpliendo con la eterna profecía
de esperar la última sombra
bajo los rayos de la vida.

Son la tercera edad y por primera vez,
la piel que siente mas de lo que muchos creen,
y el pelo que no en vano se les ha puesto blanco

por entregar al tiempo tanto hacer.


CAUSALIDADES

Si doy un paso viene otro atrás, adónde voy va mi sombra,
sí me estoy quieto en un lugar no iré ni a favor ni en contra.

Si miento no seré de confiar a la larga o a la corta.
Me creen cuando digo la verdad. Que una cosa trae la otra.

Si abro la boca para cantar hábito el aire de sones,
en cambio si me da por callar desierto iré de emociones.

Si trato a la gente bien o mal me atendré a las consecuencias.
Una caricia puede sanar, un golpe traer dolencias.

Nada es casualidad, ni ocurre tan porque si nomás.
Cada acción un efecto detrás.
Solo estalla el horror si alguien pulsa el botón ¡!
Nada es casualidad, ni ocurre tan porque si nomás.
Cada acción un efecto detrás.
Solo estalla el amor si hay fuego entre los dos ¡!

Nada es casualidad en esta humanidad.
Todo esta relacionado,
la trama tiene un sentido.
Solo se teje el destino
con el hilo de los actos.

Nada es casualidad en esta humanidad.
Que para este recorrido
no hay monedas en el aire,
depende como lo encare

y el estado del camino.


MI VENTANA

Yo me aferro a la luz
de mi ventana
como si fuera eterna.
Y ese instante fugaz
que no ha sobre
vividome dejo vendavales
de nostalgias,
tímidos resplandores
en el alma,
dos alas de gorriónen los zapatos
y risas en cadena.
Mi ventana
es un mundo sin fronteras,
es una eternidad,
una pitada.
Allá afuera esta el mundo,
me lo muestran
los cuatro palos
de su boca clara.


BEMOLES

No estoy bromeando hablo en serio
me fije en ella al momento
en que entró en el bar y la vi caminar
tan bella y decidida entre las mesas.
Yo estaba feliz cantando,
hasta que todo su encanto
vino a sentarse allí justo enfrente de mi,
entonces fue que en el acto:
me olvidé en parte la letra y le pifié a un par de cuerdas,
iba a destiempo y el arte surgía solo al mirarle.

Bemoles que calan y bien sostenido
en medio del vivo al corazón;
ella tan linda si que era un concierto
yo en cambio andaba sin ton ni son.

Como evitar mientras cantaba
la miniatura de su falda
su pelo suelto, el don de entrecortar mi voz
cada vez que su sonrisa encontraba.
Como apreciar su cintura sin mezclar las partituras,
verla cruzarse de piernas sin dar la nota en la escena.

Bemoles que calan y bien sostenido
en medio del vivo al corazón;
ella tan linda si que era un concierto

yo en cambio andaba sin ton ni son.